Memoria sobre la devoción

Memoria sobre la devoción de la Santísima María de la Cabeza de los Santo Memoria sobre la devoción de la Santísima María de la Cabeza de los Santos

Aunque tengamos noticias de la existencia de la ermita de Ntra. Sra. Santa María de la Cabeza de los Santos ya es 1491, quisiéramos comenzar nuestra memoria sobre su devoción, basándonos en las palabras del sacerdote D. Inocente Hervás y Buendía:

“Pequeño fuerte en los tiempos de la reconquista situado sobre la cumbre de empinado cerro. La piedad cristiana consagró a la Virgen este venerable resto de la antigüedad y testigo de la gigantesca lucha entre moros y cristianos, convirtiéndole en devoto santuario donde acuden todos los años los vecinos de esta villa y gran numero de los pueblos comarcanos en el día de su Natividad Gloriosa a rendirle fervoroso culto”(1)

La Historia nos presenta, como el Campo de Calatrava, ya en los primeros siglos de nuestra era, vive un cristianismo profundo. A pocos Kms. de esta ermita, se encuentra el antiguo Obispado de Oreto, famoso, porque sus obispos asisten a los Concilios de Toledo en el siglo VI.

Es la invasión árabe la que barre todo vestigio de civilización cristiana, al menos en sus comienzos, hasta que con la reconquista, vuelven nuevamente los cristianos, para colonizar estas tierras que, a partir del primer tercio del siglo XIII, dirigirá concreta y definitivamente la Orden de Calatrava, por mandato del Rey Alfonso VIII, vencedor de las Navas.

Como es tradición en nuestra historia patria, los caballeros cristianos transforman en ermitas, templos y catedrales, cualquier construcción árabe de cierta importancia. Así surgen, tanto dentro como fuera de nuestra provincia, multitud de tempos y santuarios marianos sobre castillos y fuertes árabes que sería prolijo reseñar. Este es el caso del Santuario de Ntra. Sra. Santa María de la Cabeza de los Santos.

Por el estilo mudéjar del templo, podemos claramente vislumbrar, que se trata de un templo del siglo XIV. A través de las visitas que la Orden de Calatrava gira a las diferentes cofradías de su Campo, tenemos noticias de su existencia, ya en 1491, pero hay razones fundadas para pensar, que incluso en el siglo anterior existíese.

En 1752 el Catastro, realizado por el Sr. Marqués de la Ensenada, hace relación de la Cofradía con sus posesiones en bienes raíces y censos, así como del buen estado de la ermita y casa del santero. El Censo de Cofradías, Hermandades, Gremios y Congregaciones del Conde de Aranda, fechado en 1770,   nos habla de las Reales Ordenanzas que la Cofradía de la Santísima Virgen María de la cabeza de los Santos tiene aprobadas con fecha 1 de septiembre de 1621.

En las descripciones que el Exmo. Sr. Cardenal Lorenzana, arzobispo de Toledo manda realizar en su territorio en el año 1782, el párroco don Josef Antonio de Porras, uno de los preclaros que esta parroquia ha tenido, responde el interrogatorio enviado desde Toledo, y los siguientes términos, que transribo tal cual:

“… Y entre el sur y poniente está la hermita de nuestra Señora Cabeza de los Santos, patrona de este pueblo, dos leguas de él y de bastante magnitud su templo, en la eminencia de un cerro, el mayor y más elevado de su término, en la cual se halla colocada a su Divina Majestad, la que fue aparecida, lo que se sabe con certeza, aunque no se halla instrumento que lo acredite, en consecuencia a que fueron quemados los papeles del archivo de este pueblo, según que anteriormente consta referido;  tiene esta Dvina Señora fundada de sus vecinos una cofradía suntuosa y devoto; esta, la villa y los más vecinos comprensivos en ella van la víspera de su celebración, que es el ocho de septiembre, y en estos dos días la cofradía tiene gasto de comida suntuoso, teniendo para ello inmediato a la hermita unas casas y refectorio para lun tarse de cominidad (sic) a comer ella y sus combidados, y la señora (sic) villa tiene igual casa para semejante efecto;  concurren a dicha festividad gran concurso de personas de todos los pueblos inmediatos por la especialidad de la hermosura de esta Divino Señora y los innumerables milagros que hace a los que deberás se encomiendan a Su Ma gestad.  Su cerro en el que fue a arecida y está colocada es deleitoso, lo hermoseo su suntuoso pretil, muy costoso, que fue por tener que subir todo género de material para él y la eminencia grande del cerro en que se halla fabricado.  Juntamente esta este cerro con el adorno y gran deleite de muchos árboles, de almendros y encinas y a la falda de él (sic) al levante  y norte goza de dos alamedas muy deleitosas y frondosas, especialmente en primavera y verano;  las adorna el arroyo Can tolejos, que nace inmediato a ellas, como también uno fuente dulce, contiguo a este,  llamado del Moro, que uno y otro son perepnes (sic)

Son inexplicables los veneficios que esta villa y las de su comarca reciben de esta Divina Señora;  por medio de su intercesión del Todopoderoso; siempre que hay necesidad de agua, en cuyo tiempo se trae a ella de rogativa, y no se ha dado exemplar se haya vuelto a su santa casa sin haverla socorrido con el rocío del cielo y juntamente a las de su comarca, por cuyo motivo todos llaman La Llovedora. Es esta Divina Señora de estatura mediana, de fin isimo barniz, bien vestida y adornada como también lo está su templo”(2)

En otro lugar de esta misma relación, el párroco expone, como el cerro es propiedad de la Patrona.

“Hay otro cerro más inmediato al pueblo que es el de Gato y Gata, que llaman el de la Virgen Cabeza de los Santos, propio suyo, en el que tiene su templo está Divina Señora, cómo queda anteriormente relacionado, dos leguas de esta villa, que es el más eminente y lo es redondo, donde fue aparecida y estas tres sierras lindan con el término de Almagro”(3)

A través de toda la documentación aportada, podemos comprender, que esta Cofradía de la Santísima Virgen de la Cabeza de los Santos disfrutó de dádivas, donaciones de tierras y censos prácticamente desde su fundación. Estas tierras y censos se han perdido en el transcurso del tiempo y concretamente con la Desamortización de Mendizábal de 1836. No obstante, nuestro propósito consiste en presentar, como la veneración y devoción a nuestra querida Patrona ha sido desde antiguo un hecho constatable. Que dicha devoción no se ha mantenido únicamente dentro de los límites de Pozuelo Calatrava, sino que ha estado extendida también a todos los pueblos de la comarca, como perdura hasta el día de hoy.

Hemos explicado, que desde el principio y durante los siglos XVI, XVII y XVIII la festividad de la Santísima Virgen se celebraba los días 7 y 8 de septiembre, que en estos dos días la Cofradía tenía un gasto de comida suntuoso, en unas casas y refectorio preparado para ello, que la villa tenia igual casa para comer. Sería sin duda que los justicias o alcaldes celebraran también la festividad, de ahí la Misa de la Justicia, cómo sigue hasta el día de hoy.

Aunque durante siglos, la fiesta era celebrada por la Hermandad y los justicias los días 7 y 8 de septiembre, es en el siglo XIX cuando surgen cambios y los justicia comienzan a celebrar su misa el 1º de mayo, mientras que la Hermandad celebra el primer domingo de mayo y el 8 de septiembre (4)

Debemos tener en cuenta que los gastos de comida no salen de los fondos de la Cofradía, que consisten en los recaudado de sus propiedades y donaciones como arrendamiento de parcelas, censos, colmenas e incluso vacas, además de la limosna de los devotos, ya que la declaración del Prioste o Mayordomo de la Cofradía presenta para el catastro del Marqués de la Ensenada se dice:

“así mismo es a cargo de dicha devoción tener preparada la dicha hermita como también la casa nominada en que havita el  santero en cuyos reparos por lo mucho que la hieren y quebrantan los vientos y temporales a cauda (sic) de la grande eminencia del cerro en que se hallan situadas en su cumple se gasta anualmente doscientos reales de vellón y cqando las rentas de este  Santuario no bastan para ello lo suplen las limosnas de los devotos” (5)

El Prioste o mayordomo de la Cofradía rinde cuentas normalmente cada año en Cabildo, ante el Parroco y el Justicia, según consta en los libros de cuentas.

Los gastos de comida no corren a cargo de la Cofradía, como dijimos anteriormente, sino por cuenta de personas nombradas cada año: capitán, alférez y dos sargentos, según aparece en la siguiente cita tomada del Censo de Cofradías realizado por el Sr.  Conde de Aranda:

‘La Hermandad y soldadesca de nuestra Sra. de los Santos cuia hermita dista de esta villa dos leguas dedicada a su mayor culto veneración y dezencia y cuya festividad se celebra en ocho  de septiembre, costea según informes que hemos tomado mil  reales de vellón poco más o menos pero no es del cuerpo de ella y si por iguales partes de Capitán, Alferez y dos sargentos que se nombran anualmente haciéndose este gasto en dar de comer a todos los individuos de la Hermandad por espacio de dos días extra de una cena no siendo de su cargo ni de lacomún de ella la celebración de su función pues esta es del cargo de una administración separada de dicha Santa Imagen tiene sus ordenanzas aprobadas por dicho Real consejo en primero de septiembre de mil seiscientos y veinte y uno”

“Y nos parece su ser útil y combeniente la subsistencia y continuación  de todas pues aunque lo de Nuestra Señora de los Santos gastan sus oficiales con diligencia mayor eszeso que en las otras es tanta la debozión de dicha Santa Imagen como patrona que es de esta vlla que si se moderara o reformara decaería de sumo grado la deboción del pueblo y la de los inmediatos que en el día concurren a su festibidad pero con la adbertencia   de que nos parece igualmente combeniente se reduzcan todas a el número de hermanos y soldados de su primitiva (….) sin embargo cje mandarse en sus ordenanzas todo lo que hacemos presente a Usted para que en su bista resuelba lo que tubiese por combeniente” (6)

Los derechos de cura y sacristán ascienden en 1752 a 38 reales de vellón.

Los dos  días de fiesta de septiembre perduran hasta casi finales del siglo XIX. En una publicación de poemas, que el culto sacerdote don José María de La fuente dirige a la Patrona, con motivo de haber cesado la última epidemia de cólera en 1895, aunque públicada al año siguiente, se indica que las fiestas en honor de Nuestra Señora son tres: una el día 1º mayo, costeada por el Istre. Ayuntamiento, otra el domingo inmediato, es decir: el primer domingo de mayo y la tercera el 8 de septiembre;  pagadas estas dos últimas  por la Cofradía. La fiesta del día 8 de septiembre terminará siendo trasladada al primer domingo, allá por los años sesenta del pasado siglo, cómo está hasta el día de hoy. En mayo también la Misa de la Justicia, pasará al segundo domingo, cómo se celebra en nuestros días. En las fechas de mayo el campo está precioso y el entorno que ofrece el santuario, deleita enormemente a todos los que acudimos, para honrar a nuestra querida patrona, de ahí que concurra en este tiempo mayor afluencia de público.

Aunque a través del tiempo ha existido números clausus de hermanos, como lo demuestra la ordenanza primera del reglamento de la Cofradía, aprobado el 12 de julio de 1880 por el primer Obispo Prior Excmo. Sr. don Victoriano Guisasola y Rodríguez (7) y que se cifra en 125, no es en el día de hoy, pues los estatutos aprobados en 1950 por el Excmo. Sr. D. Demeterio Echevarría y Barrena, Obispo a la sazón, afirman en su ordenanzaprimera, artículo primero: “esta Cofradía no tendrá número limitado de socios”. Eso mismo se recoge en los penúltimos estatutos aprobados en 1987 por el Excmo. Sr. Obispo de Ciudad Real Don Rafael Torija de la Fuente, así como en los aprobados en marzo en 2017 por el Excmo. Sr. D. Gerardo Melgar Viciosa, actual Obispo Prior.

Hay que destacar en todos estos estatutos, están fundamentados en la directrices que emanan del Concilio Vaticano II y las que marca el nuevo Código de Derecho Canónico para la Iglesia actual, normás que la Cofradía procura seguir.

La imagen de la Santísima Virgen se ha desplazado, al pueblo en tiempos pasados, únicamente con motivo de epidemias, falta de lluvias o alguna otra calamidad. Hoy queda establecido en el capítulo 10, disposición adicional final: “la imágen de nuestra querida Patrona será traída a la parroquia cada tres años, siempre que pueda ser en el mes de octubre, y en caso de fuerza mayor cuando se acuerde”.

Durante los nueve días de estancia en la Parroquia, el pueblo venera a la Santísima Virgen con emotivas celebraciones, en las que intervienen como protagonistas: los niños, los jóvenes, los matrimonios y los enfermos. Creemos que es una hermosa forma de convivencia espiritual para nuestra Parroquia y para que la Santísima Virgen María de la Cabeza de los Santos, siga siendo em nuestro pueblo lo que siempre fue: un baluarte de fe y de unión con Dios

José Martín y Sánchez de León

 


(1) HERVAS Y BUENDIA.- Diccionario histórico geográfico de la Provincia de Ciudad Real

(2) GRUPO AL-BALALITA.- Los pueblos de la provincia de Ciudad Real a través de las descripciones del Cardenal Lorenzana.

(3) GRUPO AL-BALALITA.- Los pueblos de la provincia de Ciudad Real a través de las descripciones del Cardenal Lorenzana.

(4) Romeria al Santuario de Ntra Sra. Cabeza de los Santos, Patrona de la Villa de Pozuelo de Calatrava  (Nota marginal en la Poesia de S. José Maria de la Fuente, publicada el 18 de septiembre de 1896)

(5) A.H.P. CR. Catrastro Marqués de la Ensenada

(6) A.H.P. CR. Censo de Hermandades, Gremios y Cofradías del Conde Aranda, 1771

(7) Copia ordenanzas que rigen reglamento Cofradía Ntra. Sra. María Cabeza de los Santos.

Author: Ayuntamiento Pozuelo de Calatrava

Compartir Este Artículo